El problema de la deforestación en las pandemias.

https://www.tdm.com.co/wp-content/uploads/2021/09/proforest-reducida.jpg

A raíz del confinamiento causado por la pandemia del Covid-19, nuestro planeta tuvo un respiro en la naturaleza. Desde un aire más puro y el agua más transparente, hasta el regreso de especies que han ocupado espacios donde antes no era posible estar debido al ruido y la contaminación.

Sin embargo, a pesar de estos efectos positivos, hay un tema que sigue preocupando, y es la deforestación, pues esta sigue en aumento, teniendo no solo impacto en el cambio climático sino también en la pérdida de la biodiversidad y a su vez, aumentando el contacto entre los humanos y la vida silvestre. Exponiendo cada vez más a la humanidad a enfermedades infecciosas que se transmiten de los animales a los humanos. Es decir, que a medida que se acelera la deforestación, nos acercamos aún más a problemas grandes de salud pública.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, (FAO), un 70% de las epidemias que han afectado al mundo en las últimas décadas tienen un origen animal. Basta recordar eventos como la Gripe Española, El Ébola, y la Gripe Porcina, desarrolladas por microorganismos, las cuales han causado millones de muertes alrededor del mundo, para darnos cuenta de que no es solo la deforestación la que explica la propagación de estos virus: la expansión implacable de la economía, los patrones de consumos y los sistemas de producción son factores que aceleran la transmisión.

Detener la deforestación, y establecer mejores medidas en los países para regular el comercio de vida silvestre, son prioridades para reducir el riesgo de propagación de enfermedades y futuras pandemias. Llevar a cabo este plan de acción no sólo beneficiaría al medio ambiente y a toda la población, sino que, en términos de costos, sería infinitamente menor la inversión, a comparación de todos los costos económicos y sociales que ha tenido que enfrentar el mundo con una pandemia como la actual.

En TDM, nos importa el planeta y el bienestar social; y entendemos que nuestra responsabilidad va más allá del compromiso con nuestros clientes. Es por esto que, firmes con nuestro propósito y conscientes del impacto de nuestra labor sobre el medio ambiente, nos hemos unido a iniciativas como Proforest S.A, una empresa dedicada al cultivo de caucho en el municipio de Caucasia, Antioquia, la cual se presenta como una alternativa de empleo formal y legal en una zona históricamente violenta que genera más de 40 empleos. Además, Proforest nos permite recuperar los suelos afectados por la minería y la ganadería, y asimismo compensar la huella de carbono que dejan nuestras operaciones de transporte.

Toda esta situación, nos invita a reflexionar y preguntarnos: ¿al terminar esta pandemia, qué hábitos seremos capaces de cambiar para ayudar al medio ambiente?. La responsabilidad no debe quedar en manos de unas pocas personas o grandes empresas, esto debe ser un compromiso de cada individuo, donde busquemos tener un consumo más

responsable y que propongamos ideas amigables con el medio ambiente, donde se respete la naturaleza como un espacio en el que las personas y la vida silvestre puedan coexistir y traer beneficios no sólo para la biodiversidad, sino también para el desarrollo sostenible y la economía mundial en general.

Referencias:

1. Recuperado de: https://www.interfaithrainforest.org/s/Interfaith_ForestsPandemics_Primer_ESP.pdf

2. Recuperado de: https://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/manuel-rodriguez-becerra/deforestacion-y-pandemias-columna-de-manuel-rodriguez-becerra-600732

Una respuesta a “El problema de la deforestación en las pandemias.”

  1. Es muy importante que nosotros lo adultos que hemos vivido mas, enseñemos a nuestros niños ha respetar el planeta e inculcarle esta enseñanza para preservar el planeta, y nuestra nuevas generaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WhatsApp chat